Tomas Ives

Tomas Ives / Exposición Juegos Diana

Conocer la intimidad de un artista no es algo que se de todos los días y menos con uno del calibre de Tomás Ives. Su obra, lejos de encasillarse, ocupa varios formatos, mientras se deja de acuñar una literalidad o el lenguaje más cotidiano del arte. Ives tiene hambre de riesgo y eso lo busca con una narrativa simbólica, haciendo que su trabajo penetre ojos y experiencias más curtidas.

Fotografía: Miguel Lara Urzúa

Texto: Sebastián Lazo Siriani

Video: Rodrigo Vilches

Tomas Ives / Exposición Juegos Diana

Desde niño Tomás Ives se encontró con estímulos artísticos gracias a la motivación de sus abuelos. Ya muy joven se interesó por lo que podía expresar, y quiso pulir sus inquietudes en la Universidad de Chile, pero por circuntancias que tienen más que ver con apreciaciones artísticas, que por un mal quehacer, éste fue privado y cuestionado por sus capacidades, negando las inquietudes que el artista podía tener. Sus profesores desconocieron su capacidad para dibujar, diciéndole que no sabía, que no tenía conocimiento académico. Lo consideraban como un chico sin bases, enviándolo al ático del taller, cerca de 2 meses, a reproducir cráneos de vacuno.

Tal escenario lo despojó de sus motivaciones, un trago amargo. La academia no queria ver lo que tenia en frente.

Luego de tal frustrante experiencia, los designios del ilustrador llegaron a la capital de la Región de los Ríos, para estudiar periodismo, pero nuevamente la vida conspiró contra sus intenciones, y le mostró el camino que debía seguir. Trabajando como garzón, Tomás conoció a personas que estimularon ese quehacer por el cual habia dejado la capital. Nuevamente podía arquitectar su faceta creadora y ahora, bajo sus preceptos. Rescatando toda la cultura e irreverencia que había seguido y acuñado desde el punk.

Tomas Ives / Exposición Juegos Diana

Ives desde Valdivia fraguó una agudez, una sapiencia con su trabajo, apoderándose de las ilustraciones de aquellos años del diario “El Ciudadano”. La obra que produce posee un contenido, una identidad que él tenia clara, hace mucho tiempo.

Tomas Ives / Exposición Juegos Diana

Tomas sostiene:

“Los conflictos de la vida, ya sean de origen emocional, político y hasta existencia, los llevo directamente a mi obra”

Tomas Ives

Potente mensaje, que podría ser leído como el típico discurso artistico, pero su obra posee un desarrollo, se encripta y aparece a los ojos de quienes comprenden su mensaje. Su discurso es reconocido, él comprende que el arte debe instaurar la convergencia entre la ideología y el diseño, apelando a lo político, que emerge desde una vereda muy humana y trascendente. No es novedad que el arte sea uno de los mayores móviles políticos y eso, Tomás Ives lo sabe.

Define su vida cómo: “Viaje”

Tomas Ives

Toda esa rúbrica lo hizo trabajar para la revista Rolling Stone y luego llegó al canal del angelito. Ese éxito lo dejó en una envidiable posición, pero con un cierto vacío. Así abandonó esa zona de confort y decidió emprender un viaje a Nueva York, asumiendo sus inquietudes sociales. Estudió cómo el diseño podía ser utilizado en campañas sociales, aunando sus intereses, comenzando desde cero, pero con todo un background sobre sus hombros.

Su epitafio: “Aquí estoy contra mi voluntad”

Tomas Ives

Esa experiencia lo hizo vivir de otra forma, lo hizo hacerse un camino, a punta de un puerta a puerta, buscando. En sus propias palabras, Tomás Ives dice que aprendió por necesidad, se vio buscando el interés de diversas galerias, esperando que alguien creyera en su trabajo. Hasta que llegó a la galeria “Cotton Candy Machine” de Tara Mcpherson, y logró estar en el lugar que quería desde hace una década.

Cuando cursaba sus estudios de periodismo, Ives ingenuamente trató de contactarse con la artista norteamericana. Años después, por azares de la vida, la tuvo frente a frente, reconociendo a un artista que era igual a él, sin aspavientos absurdos, contraponiéndolo con los de acá, que no tenian con qué ni porqué sentarse en un olimpo imaginario. Estando fuera del país vio cómo su obra puede ser medida según su trabajo, y no por su casta.

Tomas Ives

“La misma gente que critica que aquí hay poca cultura, tambien se preocupa de no generarla”

Para Ives, las posibilidades que aquí una galería te deje proponer son muy pocas: no hay incentivo y eso lo reciente, pero también hay un reconocimiento por ciertas instancias que se atreven. Reflejo de ello, es uno de sus últimas intalaciones en Espacio Diana, en Santiago Centro.

Tomas Ives

Su ilustrador: “Tim Biskup

Hoy Tomas Ives se define como un artista y diseñador neo pop, latinoamericano, que busca la convergencia entre el espacio artístico y político. Si alguien puede autodefinirse así, es posible que su arte sea igual de ecléctico y potente. El diseño acuñado por Ives posee identidad, al igual que su impronta; poder conocer su pensar, da cuenta que el arte sigue siendo un generador de emociones y de preceptos trascendentes que se persiguen ideológicamente por la búsqueda de un bien mayor. Tomas Ives representa a un artista con un discurso que puede enronchar a muchos, pero que se agradece por su honestidad y claridad.

Quieres revisar su galería completa, pincha aquí.