Matiah Chinaski

“Mi intención  es que la gente piense, que imagine, pero no como yo”

Texto: Sebastián Lazo Siriani

Fotografía: Miguel Lara Urzúa

Siempre existen prejuicios que perpetúan opiniones, marcando disciplinas, sin embargo,  estas muchas veces son tendenciosas, hurgando donde no se debe, o ensalzando lo que los mediocres hacen. Esto es indiferente al arte que se refiera, ya que desde las expresiones más populares, hasta las más elitistas dan cabida a discursos de pobre nivel. Por eso que al conocer la música de Matiah Chinaski, es posible cuestionar ese paradigma y asumir que no todo es plástico o un cliché.

El Rap de Matías Castillo Astudillo (Chinaski), se escucha como cualquiera, pero se siente como pocos. Los beats que acompañan la letras del músico terminan siendo un accesorio funcional, acompañan sutilmente una propuesta que descansa en lo intrincado de su discurso.

En Matías se identifica un bagaje que no todos sus contemporáneos poseen. Él no recurre al discurso proselitista  de su clase, o se siente privado de voz, como muchos jactanciosamente lo hacen, sino que mediante sus inquietudes personales ha logrado establecer un alegato crítico, alejándose de esa careta, en ocasiones, víctima del Hip Hop.

Para Chinaski es recurrente apoyarse en lo que lee, en lo que ve, en lo que otros autores le hacen padecer. Él por medio de ese trabajo intelectual es que combina su profusa influencia callejera con una sed de pluralidad. Para el artista su música transmite temáticas personales, pero que logran importancias disimiles en cada individuo, transformando cada rima es un estímulo que deja la letra de cada pieza al libre albedrio de quien la escuche.

Es mediante el lenguaje que Matiah logra construir realidades, no mediante el ritmo. Su arte es su confesionario interno, donde expone sus miedos e inquietudes, sin imponer nada, su Rap es quien lo escucha y su público solo lo interpela como un facilitador. Matiah Chinaski, desmitifica que el Rap y la cultura Hip – hop sea resentida,  éste con corazón y sapiencia muestra que tras las rimas la ignorancia escasea, alimentado al individuo con su mas valioso recurso, su curiosidad de disipar las dudas que le aquejan.

Revisa la galería de Matiah pinchando aquí.