All Tomorrows

Cuando se escucha la palabra Metal muchos se espantan o lo caricaturizan en el muchacho que vestido de negro anda por ahí adorando al “diablo”, transformándose en una amenaza, pero siendo medianamente objetivo el Metal es un arte y como tal debe ser medido y entendido.

Texto: Sebastián Lazo Siriani

Fotografía: Miguel Lara Urzúa

Hoy la escena nacional cuenta con diversos exponentes y ha contado en el pasado con otros próceres del sonido metálico. Uno de los presentes bastiones es All Tomorrows, quienes a punta de trabajo duro y la profesionalización de tan mezquina disciplina han alcanzado un sitial que los tiene como un referente obligado al hablar de música extrema en Chile.

El cuarteto es una amalgama de emociones e intensidades que aflora por el aura de cada uno de sus integrantes, penetrando cada ápice sonoro de su creación. Pepe Lastarria impone una pasión interpretativa envidiable, Ramón Pasternak asume un rol sesudo en la banda, Oscar Arenas juega con la demencia, mientras que Pablo Martínez tras los tarros es la intensidad en carne.

Los elementos recién expuestos hacen de AT una banda particular, han desdibujado la escena metalera, mostrando que hay que dejar a un lado las opiniones más recalcitrantes del estilo, para dar paso a algo más fresco, su arte así se escucha, ahí se puede reflejar las influencias que arrastran, pero siempre acoplándolas a miradas contemporáneas que los hace ser considerados fuera de los círculos extremos.

Su música denota compromiso, dedicación sin  pretensiones vanas, sino que esto es su proyecto, es tal la convicción de ellos por lo que hacen que ven  a All Tomorrows como la instancia de conexión a con ellos mismos, logrando un simbiosis inseparable entre el sonido y sus arquitectos. AT muestra el camino de como se debe entender este oficio, los cuatro individuos que construyen esta maza sónica apelan a la convicción más ciega frente hacer eterno a la criatura que ellos crearon.

All Tomorrows entre lo intricado y la brutalidad de su música muestra una sensibilidad difícil de encontrar en este tipo de música, sus composiciones poseen sustancia, la construcción de su obra va más allá de un sonido bestial, ellos apelan, en lo críptico de su mensaje, a mostrar experiencias personales que se comunican en tan frenéticas sinfonías.

Actualmente se puede decir que el Metal se encuentra en buenas manos, mientras exista el compromiso y la pasión con que se lee a estos cuatro sujetos. No hay más que ver como ellos se entregan en los escenarios o el poder conversar algo con ellos, la música que se postula es un fiel reflejo de las mixtura de sus egos y eso es algo que no se ve, ni escucha a diario.

Puedes ver la galería completa pinchando aquí.