WallFlowers: Balmaceda el pincel de los vientos

Cuando se piensa la Patagonia siempre se tienen paisajes increíbles y turismo de diversa índole, pero eso es lo que se ve bajo un prisma visitante, sin embargo, el extremo sur del país también es hostil y gris para muchos de sus habitantes, que con hidalguía aprender a vivir en esos bellos y crudos parajes.

Fotografía: Miguel Lara Urzúa

Texto: Sebastián Lazo Siriani

Por eso que cuando Pau Quintanajornet y Faya llegaron a ilustrar e intervenir la escuela José Antolin Silva Ormeño, con la intención de colorear tan remoto lugar, éste comenzó a compartir el calor con que los lugareños recibieron a los artistas, que llegaban con el afán de entregar un trozo de ellos a quienes los recibieran.

La idea de este proyecto se funda bajo el alero de Wallflowers, del cual Pau es fundadora y Faya embajador. La aspiración de esta idea es llevar el color del muralismo a los niños de sectores rurales y que estas expresiones artísticas sirvan de compañía en su diario vivir, entregándoles color día a día, para que sus ganas de conocer sean estimulantes y alegres.

La presencia de los muralistas es especial, los vientos que soplan por aquellos lares se confunden con los trazos de brochas y disparos de aerosol, dando como producto la obra de cada pintor, invitando a que todos se acerquen y sean parte de un festín de amor y calor fraternal.

Es en ocasiones así cuando el arte toma importancia real, cuando el va en busca de un sentido, cuando es él quien invita a que los demás se inmiscuyan en su propuesta, cuando él sale donde esta la gente común y corriente y ésta se ve expuesta al lenguaje del artista y al mensaje que entrega cada obra. Este tipo de acciones se apoderan de un sentido que, hoy por hoy, para muchos, lamentablemente no lo tiene.

Puedes revisar la galería completa de la Pau y el Faya en su paso por Balmaceda aquí.