Sala entre luz y oscuridad / Sesion 4: Mourning Sun – La Bestia de Gevaudan

Sábado en la noche y la cuarta edición de Sesiones aprontaba a comenzar. Esta ocasión reunía dos agrupaciones de esferas y circuitos distintos.  Una era Mourning Sun, el sexteto Doom metal que se apronta  a incursionar por tierras europeas próximamente y La Bestia de Gevaudan, que prometía devorar a los asistentes a la Sala Master de la Universidad de Chile.

Texto: Sebastián Lazo Siriani

Fotos: Catalina Muñoz-Quevedo Fuentes

Primero fue el turno de los doomers de Mourning Sun, quienes a punta de sonoridades típicas del estilo apelaban a atmósferas melancólicas y pasajes de metal pesado, todo esto armonizado por la voz de su vocalista, quién realiza  un trabajo solido y embellece las piezas del grupo.

La actuación de MS, sin ser una apabullante demostración sónica, mostró oficio y efectuaron un Doom atmosférico que, de seguro, gusta a muchos de los seguidores del estilo. Sólo es cosa de gustos.

Era el turno de La Bestia de Gevaudan y era de esperar que en este anunciado show extendido, el cuarteto moliera carne y acariciara almas con su apuesta musical.

No es nuevo el decir que LBdG vuela bajo el radar de muchos medios de forma injusta, ya que la banda tiene un sonido y una potencia escénica compleja, que hace aflorar capas y capas de emoción. La banda desde que integró bajista, ésta formó una maquina peculiar, la cual no deja nada a la improvisación y todo está pensado para un vaivén emocional.

La banda se preocupó de entregar un “grandes éxitos” y ciertamnte se dejo una vara alta para si mismos, lo cual será interesante ver lo que puedan hacer. A esperar.

Sesiones 4 apunto a una transversalidad en lo más duro del rock y esta se logró, atisbando que es hora de unir fuerzas y no ser un proselitista barato. Siempre será mejor darse cuenta que es solo la maravilla de la música