Pulsantes proyecciones: Thisquietarmy tarmy / La Bestia de Gevaudan / Un Festín Sagital

Un miércoles peculiar en sus sonidos e intrigante en su sentido. Matucana 100 enmarcaba la primera visita a Santiago del canadiense de Thisquietarmy, Eric Quach, el cual se hacia acompañar en esta ocasión junto a Un festín sagital y La Bestia de Gevaudan. La mezcla de agrupaciones llamaba la atención.

Texto: Sebastián Lazo Siriani

Fotografía: Rodrigo Vilches y Felipe Escobedo

El recinto en M100 fue un pequeño cine, que albergaba esa noche a unos setenta espectadores, los cuales respondían a una escena bastante minúscula, pero que no se perderían la oportunidad de ver uno de los grandes exponentes del Drone a nivel mundial.

La noche comenzó con Un festín sagital, el trío apela a la extrañeza, se muestra “único” juega con destellos de incoherencia sónica, la que produce una tensión atrapante. Las atmósferas creadas por UFS recordaba en ciertas instancias a exponentes del progresivo más abrasivo, una banda a tener en cuenta, pero que apunta a un publico de nicho.

Lo que venía a continuación era La Bestia de Guevaudan y con una presentación furibunda cambio las vibras del local, la banda presentación tras presentación muestra diversas formas de llegar al público que los presencia y esta vez eligieron una veta mucho más brutal y frenética, esa combinación entre su Post Rock y los elementos metalizados  hacen de esta banda algo a no perder de vista, solo deben comenzar a moverse en circuitos de mayor renombre.

A eso de las veintidós horas subía solo al escenario Eric Quach, junto a su inseparable Fender Jaguar y su inmensa pedalera. La noche comenzaría  tener turbulencia sonora y de la más exquisita.

Estar dentro del micro cine de M100 durante la hora que se mostró TQA fue complejo, los sonidos encriptados del canadiense entregaban diversos sonidos que traían variadas emociones, esto sumado a las graficas e imágenes que se proyectaban generaban un perfecto equilibrio, que hacia querer más, pero que era agotador emocionalmente. Thisquietarmy traía a memoria parajes sónicos que no le eran a nadie indiferentes, los que estaban ahí estaban atrapados.

Lo vivido en M100 fue interesante, mantuvo cautivo al público debido al ecléctica de la noche y fue un fiel reflejo de que apostar por instancias de este tipo únicamente reafirmar que existe la posibilidad y la necesidad de mostrar un poco más allá de lo que te desean mostrar.

Para ver la galería completa, pincha aquí.