Pedropiedra: “Creerse rockero en Chile es un poco patético”

Tiene 39 años, 4 discos, 2 hijos, un nombre que no cabe en un carnet -“Pedro Subercaseaux García de la Huerta”- y ahora, su propio programa de radio. En esta entrevista B, Pedropiedra habla de la paternidad, su relación con Jorge González y la poca importancia de ser desafinado.

Texto: Amanda García

Fotografía: Rodrigo Vilches

Pedropiedra

La puerta es pequeña y esconde un terreno grande, espacioso, con un jardín que Pedropiedra define como su máximo orgullo. Lleva ocho años arrendando esta casa en Providencia, donde vivió con Gepe, y ahora, donde crecen sus dos hijos. Pedropiedra camina unos pasos desde la cocina y llega hasta su estudio: Un garage con poca luz, una planta recién instalada, recuerdos de 31 Minutos y lo que necesita para grabar sus canciones. Es el espacio que queda del músico en su casa.


“Antes de tener hijos era el presidente de mi vida. Después nació el primero y soy el funcionario público de última categoría. Con hijos, lo primero que se va es el carrete: al otro día, hagas lo que hagas, él se va a despertar a las 7 de la mañana, entonces tienes el pie forzado de que si quieres carretear tienes que pagar el precio. Entonces quieres despertar y estar bien. Darle desayuno, llevarlo al jardín. Y empiezas a cachar por qué tus papás hacían que hacían”.


 

¿Sientes que has dejado muchas cosas por ser papá?

Sí, igual. He perdido pegas, giras con 31 Minutos, en su momento giras con Jorge González. Por ejemplo una ida de un mes  Colombia, que igual es harta pega, harta plata, pero con niños chico no pude ir. Pero me quejo de lleno.

¿Cómo se mezcla el rock y ser papá?

Lo del rock es un viejo cuento de hadas. Acá no corre mucho. Creerse rockero en Chile es un poco patético, porque el nivel de fama no se condice con ese estilo de vida. Antiguamente estaban relacionados el exceso con la fama y el poder, pero como no hay fama ni poder, solo quedan los excesos, lo malo.

¿Quién cumple acá con el parámetro real de rockstar?

En su momento, Jorge González, pero no sé quién más.

Pedropiedra

¿Cómo te acercas a Jorge González?

Lo conocí en su casa en el Cajón del Maipo, donde vivía con su ex mujer. Llegamos a trabajar a su estudio. Él con los músicos es super pro trabajo, pero igual él es Jorge González, por conocerlo una vez y trabajar juntos ni cagando me iba a considerar su amigo todavía. Me lo topé más y dos semanas antes de irme a vivir a México, en un asado, me encontré con Jorge. Me dijo que se iba también allá y que se compró una casa. “Si no tienes donde quedarte, anda a la casa”, me dijo. De cerca es super buena onda, super generoso, no tiene apego por cosas materiales, no estaba urgido con que le fuera a manchar el piso, o cualquier cosa. Llegó con su hijo chico y nos quedamos como 2 semanas. La casa era super grande, tenía una pieza y todo.

Pedropiedra

¿Te recibió como un padre?

Como el padre del rock chileno. Después me arrendé un departamento cerca de su casa. Hacía carretes, asados en su casa, tiene amigos repartidos por todos lados y ahí nos fuimos haciendo más amigos. Una vez un músico de los Updates, su banda, no podía ir y fui yo a tocar teclado y percusión. Así empezamos.

¿En ese tiempo lo veías bien?

Estaba limpio, no tomaba ni cerveza. Fumaba un pito de vez en cuando, pero nada. Estaba en la onda familiar. Él fue a rehabilitarse también, estuvo en Cuba 1 o 2 veces y ahí dejó de consumir. Jorge tiene super harta energía de trabajo, es positivo y él estando enfocado estuvo harto tiempo limpio. Jugábamos a la pelota. Tenía 42 años, era joven. Ahora parece más viejo, pero es joven.

Pedropiedra

¿La relación con él siempre fue así de cercana?

Sí. Te cuesta creer que te hiciste amigo de alguien que fue tan importante para ti, pero después de un rato dejas de darte cuenta. En 2010 lo invitaron al Abrazo que fue en el Parque O’higgins, quiso tocar La voz de los 80 entero y me llamó para armar una banda. Y empezamos de verdad a tocar juntos. Estuvimos 5 años tocando por todos lados. En la van al aeropuerto, en el avión, en el hotel, en la prueba de sonido, empiezas a compartir demasiado y se vuelve una relación natural.

¿Cuándo te diste cuenta de que decaía de salud?

Cuando fue lo de Nacimiento, él había llegado de Berlín con un resfrío que no se le quitaba nunca, andaba malhumorado, hasta que se rebalsó, estábamos realmente preocupados. Pero él no quería ir al doctor, no quería cancelar la tocata. No escuchaba a nadie.

¿Qué pensabas tú?

Cada uno tenía su diagnóstico, yo creía que él estaba tomando medicamentos sin receta, otros creían que él tenía una  escleorosis múltiple. El último día, estaba super raro. Como que le costaba subir y bajar escaleras, como que estaba físicamente agarrotado y malhumorado.

Pedropiedra

¿No vieron señales anteriores?

Sí, pero no sabíamos qué. El Alfonso (Carbone, su manager) hablaba con él y él decía que estaba resfriado, que lo dejaran tranquilo. Era una gira a la que le faltaban como 15 fechas, no sé, quería darle no más. Tal vez no quería aceptar que le estaba pasando algo que no sabía qué era, que no podía controlar. Tampoco podías agarrarlo y llevarlo a la fuerza a un doctor.

¿Qué pasó después?

– Después desapareció, estuvo internado y lo vimos como a los 2 meses y esto había avanzado más. Tenía varios infartos en el cerebro, como 7. Cuando le dio lo de Nacimiento fue heavy, quedó paralizado. Lo empezamos a ver de a poco, cuando se normalizó la huea empezamos a verlo regularmente, todas las semanas. Lo acompañamos, hicimos el aguante, hicimos asados. Empezamos a ensayar que él fuera a tocaren un escenario. Y ahora está en Whatsapp, mandando memes, como cualquiera.

Ahora tienes un programa en la Radio Súbela, ¿qué te motivó hacerlo?

Hartas veces que había ido a radios a hacer promos, a hablar de mis cosas, me encontraban divertido, y me preguntaba si había pensado en tener un programa de radio. Y la verdad es que no. Juan Margotta, de Radio Súbela, me llamó y me preguntó si quería tener un programa donde podía hablar de lo que quisiera. Le pregunté si me pagarían, me dijo que sí, así que ok. También es un desafío para mi porque me cargaba ir a la radio de hablar de mis cosas. Cuando vas a hacer promos estás permanentemente vendiendo algo. “¿Por qué tienes que ir al Teatro Cariola?”, te preguntan, y tú “porque la banda suena super bien, porque vamos a cantar canciones nuevas”. Me sedujo la idea de estar del otro lado, eligiendo los contenidos. Igual creo que todavía me falta soltarme más.

Pedropiedra

¿Te gusta escucharte?

No, ni cagando. Me acuerdo de todo lo que dije, pero no me gusta escucharme. Soy muy autocrítico, tampoco veo las entrevistas después. Prefiero ver en Youtube los goles de la selección chilena.

¿Te molestan las críticas?

Ahora estoy cantando mucho mejor. Con el tiempo vas cachando dónde meter la voz y se te va educando un poco. Por la experiencia de cantar en vivo, cachai cuánto puedes llegar hasta arriba y hasta abajo. Igual ha salido reseñado en críticas de discos, cosas como “siendo como la voz no es su fuerte”. Y eso da lo mismo, uno tiene que hacer lo que puede, lo mejor posible. Hay hueones que son super buenos intérpretes, pero las canciones no son tan buenas. Mi fuerte es otro.

Pedropiedra

El año pasado lanzaste Ocho, que tiene esa cantidad de canciones. ¿Qué lo hace distinto de tus discos anteriores?

Del 2013 al 2016, todo era “arru arru mi guagua”. Tenía mucho menos tiempo y por eso también tiene menos canciones. Ahora tengo más canciones nuevas, quiero hacer un disco para este año ojalá. La paternidad te mueve cosas y yo siento que este es un disco mucho más adulto, menos improvisado, a pesar de que llegué con la mitad de las canciones hechas, como que lo fuimos haciendo durante la marcha.

¿Qué aprendiste con la paternidad?

Que en verdad todo da lo mismo. Hay cosas que pasan pero lo que queda es el amor, la familia. Nada es tan terrible, siento que somos muy insignificantes. Ahora me voy a cambiar, voy a dejar esta casa y no impornta porque los problemas y las alegrías viajan contigo, se cambian de casa también.

Pedropiedra

PING PONG de la B

¿Cuál actor protagonizaría la película de tu vida?

Bruce Willis o Remigio Remedi

¿Una virtud?

Sentido del humor

¿Defecto?

Empezar cosas y no terminarlas

¿Estilo musical?

Balada

¿La política es… ?

Un circo, con personajes, ilusiones, fantasía, decadencia

¿Talento oculto?

El dibujo

¿Insulto favorito?

Conchatumadre o sacoehueas

¿Mejor halago?

Cuando me dicen que se enamoraron con una canción mía o que eligieron una canción mía para casarse

¿Jorge González o Víctor Jara?

Jorge González

¿Un superpoder?

Volar

Viajar por tiempo: ¿Hacia atrás o hacia adelante?

Atrás

¿Lo último que robaste?

Chicle en una almacén, solo para ver si podía hacerlo

¿Qué llevarías a una isla desierta?

A mi familia

¿A quién revivirías?

Si pudiera revivir a alguien no lo haría, los muertos están muertos

¿Pecado?

Pereza y soberbia