La Sede: Instancia efímera, potenciales vínculos

Qué se puede entender por un barrio residencial, que se infiere en el abuso de ese concepto. Con certeza imaginamos un lugar tranquilo donde poder hacer vida de familia, alejado de la inmediatez y desenfreno de la metrópoli, no obstante ¿que entendemos por familia? Se espera que esta concepción no se aferre a los cánones que dicen que ésta es una unión institucionalizada, sino que se debe comprender como la unión de diversidad de espíritus y experiencias, donde lazos sanguíneos pasen a un segundo plano.

Texto: Sebastián Lazo Siriani

Fotografía: Miguel Lara Urzúa

Una familia en un barrio residencial debiese ser la posibilidad de crear comunión, donde los ánimos de generar lazos sean preponderantes y esa definición se puede decir que ocurre en La Sede.

En las cercanías de Pedro de Valdivia con Bustos, en la comuna de Providencia, una casona se presta para mostrar una diversidad de corrientes culturales que son el primer paso para poder ir más allá de la exposición de ideas artísticas, ya que también es un espacio de reunión entre conocidos y extraños, donde se puede llegar a vivenciar algo más que un ambiente parrandero o festivo, es la posibilidad de perder el miedo a conocer al otro, de empaparse de lo que no se conoce y de crear vínculos que, en primera instancia, jamás se pretenden formar.

Esa noche Igor y Mauricio, los anfitriones de la casona, dejaron presentar a Dezaztre Natural en un pequeño ático, donde la energía a sentir era portentosa, olía a calle y la horizontalidad con que la banda de Crossover entendía el espacio era digna de rescatar, entre músicos y gallada se estaba pasando bien y solo se buscaban momentos, una instancia efímera que lograra su cometido, anudar lazos al son de la energizante música que abrazaba a los asistentes.

En fin, la noche siguió su curso, la bebida llegaba y las conversaciones nacían. La Sede no rompía la armonía del barrio y la familia generaba relaciones, experiencias que a pesar de su disfuncionalidad, potencialmente pueden ser imborrables, quien sabe lo que pasará más adelante, solo se puede saber que en un barrio residencial se puede potenciar una familia que va más allá de lo que la gente común quiere conocer.

Pincha aquí para ver la galería completa.