G.E.N: La genuina búsqueda por la identidad con Leonor Dinamarca

Velada un tanto extraña, sobre todo por la puesta artística.  Hacer converger eléctricas emociones por medio de tristes melodías y ásperas voces nunca será fácil de combinar con la narración poética. Un extraño experimento, al que se le debía dar la oportunidad.

Texto: Sebastián Lazo

Fotografía: Miguel Lara Urzúa

Mi Bar apostó por los melosos y tristes sonidos de G.E.N (Genuinos Extractos Nihilistas), una banda que no ha tenido gran exposición mediática, que tienen una apuesta un tanto cliché, pero que llamó poderosamente la atención, debido a la evolución que este quinteto mostró aquella noche.

Para G.E.N fue la oportunidad de poder mostrarse en sociedad con una formación remozada, la que para los amantes de sonidos más letárgicos puede generar expectativas, pues ya conformados por Javier Niemann en guitarra, Andrés Munster en voz y Tomas Quiroz en batería se sumó Ramón Poveda, a.k.a Ordog, en Bajo, proveniente de Adkan y el ex Mar de Grises Sergio Álvarez en guitarra, quienes son la apuesta por entregarle nuevos bríos a una agrupación llena de intención lirica y sónica.

Describir en detalle el acto ocurrido en el recinto de Santa Isabel 350 no tiene mayor relevancia, o incluso pretender una lectura en base a las composiciones conocidas de estos “nihilistas” puede ser un despropósito. La ejecución de estos fueron bien concretadas, pero no lograron conmover al nivel deseado, sin embargo, cuando estos montaron en escena ‘Lost’ y ‘Absences’, dos nuevas creaciones, expusieron tintes más auténticos e interesantes, apelando a la simpleza y la efectividad, cualidades que se agradecen y que dieron mayor intensidad a la gala, el show ciertamente creció, un acierto.

En el interludio que la banda tomó subió como invitada la poetiza Leonor Dinamarca. Extraño ejercicio, pero tenia completo sentido dentro de la propuesta de G.E.N. Fueron 15 minutos de una experiencia que costó concretar, pero que sin dudas ofrece una mirada distinta en espectáculos de esta índole, simplemente meritorio.

Lo mostrado por estos extractos nihilistas, sin ser memorable, dejó la idea de que los nuevos sonidos de la banda comienzan a tomar una dirección original, la que invita por completo a abrir el espectro de una banda que reveló, por momentos, poder levantar algo tan complejo como su nombre dicta ser. Atentos que G.E.N manifestó un nuevo perfil.

Si quieres revisar la galería completa, pincha aquí.