ECOS: La vigilia / Sonidos íntimos e iracundas reflexiones

Un amenazante aguacero se sentía la jornada del 14 de abril, cuando Ecos hacia su debut y nada menos que en Matucana 100. La producción tuvo a su haber tres tremendas agrupaciones  de la escena nacional., las cuales a su manera dejaron claro que la música debe hablar por si sola y manipular las fibras de quienes se atrevan sin tapujos a sentirla.

Texto: Sebastián Lazo Siriani

Fotografía: Miguel Lara Urzúa

La sala Bunster del recinto capitalino fue el marco perfecto para los shows de Meridiano de Zürich, Bauda y La Bestia de Gevaudan tuvieran un lienzo perfecto donde pintar sus piezas. La producción del evento estuvo acorde a la ocasión y denoto profesionalismo visual y sonoro, un lujo para los asistentes y una tranquilidad para las bandas.

Quien abrió los fuegos aquella húmeda noche de abril fue el quinteto Meridiano de Zürich y desde un comienzo la noche superó toda expectativa, la banda sonaba impecable, sus tonadas fueron conmovedoras, la propuesta de los autores de “Fisurando el silencio” () atrapó al público, entregando cuotas inigualables de emoción, donde proyecciones y música engranaban a la perfección. MdZ con su Post rock fue el perfecto comienzo para una vigilia plagada de sonidos que fueron más allá de un típico concierto.

Luego vendría el turno de Bauda, ellos no defraudan con su música, mostrando pasajes progresivos, teñidos de suaves tonos post rockeros y psicodélicos. Destacan sus sonidos que incitan a estados oníricos, donde no es difícil imaginar que se está en un mar sideral de calma e inquietantes atmosferas. Es esa dualidad lo que transforma a la banda, conformada por “The Bird”,  “The Alien”, “The Acrobat” y “The Astronaut”, en una agrupación interesante, ya que en esa espacialidad radica la elegancia con que cautivaron al respetable. Bauda fue una exquisita y elegante instancia en la vigilia.

Cerrando Ecos: La vigilia estuvo La Bestia de Gevaudan y que cierre, el trio, como tantas veces Perfil B a dicho que se les debe prestar más atención y en esta ocasión teniendo un spot inigualable demostraron que son una desgarradora maquina de sonidos. Ellos fueron el condimento colérico de la gala y lo hicieron con una energía y corazón que sobrecogió. Ya es tiempo de tomar en serio a este cuarteto, que con sonidos e imágenes logran erizar las fibras hasta del más descorazonado. Un cierre álgido para una noche llena de punzantes emociones.

Fueron 3 horas de Ecos y en esta vigilia se dio a conocer que la música nacional esta rebosante de talento y de un hambre insaciable. Ésta debe tener instancias de calidad para ser escuchada, con esa intención nació la primera instancia donde PB se atrevió apostar por agrupaciones underground que deben dejar tal escena para posicionarse dentro del ideario popular, con el único afán de que ésta se conozca y se habrá el real abanico de lo que hoy limitadamente y erróneamente se considera como arte.

Los sonidos de estos Ecos no se silenciaran, esto fue solo el comienzo de constantes apuestas que Perfil B les traerá de ahora en adelante, donde podrán conocer y disfrutar de los artistas que darán que hablar próximamente ¡Atentos!

Pincha aquí para ver la galería completa del evento.