Un duelo de morbo y asesinato

El escenario se dividió en dos para que la batalla entre los trasandinos de  Morbo y Mambo (MM) y Cómo asesinar a Felipes (CAF) se librara en la Sala Master en Providencia. El resultado de esta pelea de beats antagónicos fue especial, distinta. Lo ocurrido, a continuación.

Texto: Amanda García

Fotografía: Migue Lara Urzúa

Cómo asesinar a Felipes / Sala Master

La Sala Master está llena y los argentinos sonríen en una esquina mirando la escena. Seis integrantes de Morbo y Mambo abren la noche, en un ciclo de Le Rock donde los trasandinos parecían ser el arroz del plato, mientras que Cómo asesinar a Felipes, serian la carne de este banquete. Pero algo pasa cuando las luces se apagan y comienzan a tocar. Sin un vocalista y con 10 años de carrera, Morbo y Mambo arman una fiesta sin etiquetas: no es rock, no es rap, no es reggae, no es electrónica. Es lo que cada uno quiere que sea. Despues de tres largas piezas instrumentales, las luces vuelven a apagarse. Los pergaminos de MM se mostraban. Ahora era el turno de los otros.

Morbo y Mambo / Sala Master
Morbo y Mambo / Sala Master

`Esto es caf, caf, caf. El público escucha la base de Dj Sp@cio y los aplausos resuenan fuertes. Las luces iluminan la mitad derecha del escenario y ahí esta Cómo asesinar a Felipes. Ese rap experimental, ese que es cpmplejo en su instrumentalización y denso en su recepción, hace que el cuerpo se mueva involuntariamente. Son 10 años de carrera de CAF y eso se hace notar. Su sonido es rotundo en la acústica de la Sala Master y un perfecto juego de luces termina con maestría la ecuación. Vociferan tres canciones y el público ahora entiende que estamos frente a un duelo de beats, una original manera de eliminar teloneros, creando la ansiedad por ver el cambio de bandas. La apuesta visual  es llamativa y ayuda a olvidar el calor que a todos los mantiene pegados a las sillas

Cómo asesinar a Felipes / Sala Master

Mientras CAF está en el escenario, los de Morbo y Mambo los miran desde una esquina. Como en un ring,  los argentinos esperan su turno y vuelven con más fuerza: las canciones se parecen entre ellas, pero las diferencias son marcadas, el hecho de que cada vez ellos bailan con más fuerza y energía, como si se jugaran la vida en ese momento. El público lo agradece y aplauden y vitorean los movimientos. Con la energía que entregan, Morbo y Mambo logran difuminar  el aire denso que CAF dejó en el escenario. Mostrando dos caras de una moneda muy parecida. Lo que se vivía en Miguel Claro 509, era la reafirmación de una propuesta, donde el dulce y agraz de la música se mezclaban en una sola experiencia

Cómo asesinar a Felipes / Sala Master

Aunque los instrumentos están separados, las dos bandas saben complementarse y los que ganan somos los que podemos vibrar con lo que está pasando en el escenario. Fue una noche impensada para que será recordada por todos. Lo entregado en la Sala Master por estas dos grandes bandas fue una original manera de ligar sensaciones disímiles e intensas en un mismo lugar para las mismas personas. Un riesgo que vale la pena comentar y repetir.

Cómo asesinar a Felipes / Sala Master

Puedes ver la galería completa pinchando aquí.