Disonancia: Episodio 1, La Bestia de Guevaudan + Bauda

El barrio Bellavista albergaba Disonancia, fecha organizada por Red House y despertaba interés. La Bestia de Gevaudan (LBdG) y Bauda, nuevamente compartían escenario y esta vez lo hacían en el concurrido Bar Loreto. Para los primeros era la antesala de su apertura al show de Neurosis, el próximo 10 de diciembre. Mientras que para  los liderados por Cesar Márquez era la última fecha del año y el momento que despedían a Eliseo Peña de los sintetizadotes. Una noche promisoria en el papel, que debía confirmarse en las tablas.

Texto: Sebastián Lazo Siriani
Fotogragfía: Rodrigo Vilches

Disonancia I - La Bestia de Gevaudan

En el bar, a eso de las 23 hrs., rondaba un vibra extraña en la pista del recinto, donde se deambulaba de aquí para allá, acentuando la poca gente que a esa hora había en Loreto. Pasaron 30 minutos, el telón se abría y oscuros sonidos entregaba escenario. Era el minuto en que el cuarteto autor de “Sporelights” (2015) se tomara el espacio..

Disonancia I - La Bestia de Gevaudan

Bauda acostumbra a ser sólido en escena, tanto por su calidad interpretativa, como instrumental, sin embargo, pareció extraño esta vez que la banda no luciera como en otras ocasiones. Nunca se vieron cómodos sobre el tablado. No se sintió esa entrega a a la que acostumbran. Con aproximados 40 minutos aprox. en escena, “The Bird”, “The Acrobat”, “The Animal” y “The Astronaut”, los alter egos de los integrantes, no lograron, esta ocasión, plasmar su rubrica sónica e interpretativa como en otras ocasiones..

Disonancia I - La Bestia de Gevaudan

Pasaron máximo 15 minutos y La Bestia de Gevaudan se tomó el escenario. Ellos, solían presentarse como cuarteto, pero esta vez se han reformado y ahora marchan de a tres. Con algo más de público, el show de esta banda fue potente y elaborado, pero nuevamente se sintió ese dejo de flojera desde la gallada a con los músicos. LBdG sonó estridente, envolvente, pero tampoco logró fraguar una aparición descollante. .

Disonacia I - Bauda

Extraña noche vivida en Loreto, era una instancia interesante, donde dos bandas protagonistas de la escena subterránea compartían escenario, alzándose como una oportunidad inmejorable para escuchar y sentir música visceral e intima. Sin embargo, la fecha no contó con una gallada muy abultada y entusiasta. Una velada que pintaba como un lujo, terminó siendo una fecha disonante..

Disonacia I - Bauda

Puedes revisar la galería completa del evento pinchando aquí.