Descubriendo Nuestra Historia – Muros de ensueño

La comuna de Independencia con 25 años de antigüedad, posee una corta historia como tal, no obstante, la verdadera historia se remonta hasta los días de la Chimba (significa ‘del otro lado’, proviene del Quechua), aquel sector norte del rio Mapocho que se utilizaba para trabajos agrícolas. Por Independencia pasaba el antiguo camino del Inca en su ingreso a Santiago. El nombre de la comuna se debe al triunfo de la batalla de Chacabuco.

Texto: Sebastián Lazo Siriani

Fotografía: Miguel Lara Urzúa

Video: Rodrigo Vilches

En esos territorios, entre los siglos XVIII y XIX se construyeron variados hospitales, como el Sn José, el San Vicente de Paul, La escuela de Medicina y Hospital de la Universidad de Chile, el Roberto del Rio y el instituto Médico Legal. Por esos lares también se encuentran dos recintos deportivos distintivos, tales como el Hipódromo y el Estadio Santa Laura, edificios icónicos y aparecen como un fiel reflejo de lo que es esta comuna, una que posee una rica historia, pero que el pasar de los años, la inmediatez,  a la cual se ha ido acostumbrado cada hombre en esta sociedad, le ha pasado la cuenta, quedando en recuerdos.

Independencia es una comuna bella en historia y sabia por sus habitantes, pero ellos no poseen la voz, ni la fuerza para hacer progresar su tradición, solo el recuerdo vive ahí, dando paso a otras costumbres y a una diversidad que se agradece.

Desde ese recuerdo es que “Descubriendo Nuestra Historia” aparece como la instancia de rescate y renovación de una comuna. Es la oportunidad que mediante el arte, reunir y articular a los vecinos en torno a sus recuerdos y proyecciones. De esa manera, todo el equipo de Perfil B, en colaboración con la Municipalidad de Independencia, trajo a reconocidos artistas del muralismo, para que la comuna fuese retratada por el testimonio de sus vecinos,  haciendo memoria colectiva

Los territorios a rescatar fueron disimiles en historias, no más, urgentes unas de otras. Territorios que parecían fáciles, como el cercano a un colegio, quien lo trató FAYA, aparentaba ser tranquilo, sin embargo, ese barrio necesitaba plantear una visión a futuro, más que reconocerse por el pasado. Allí los vecinos, con pecho inflado, hablan de sus establecimientos educacionales, ahí se han educado gran parte de los que hoy son profesionales  de aquel sector, un orgullo a tener en cuenta. Ahí el futuro era necesario.

El muro trabajado por NAO, mostró una mirada vivencial y familiar de un sector. El sustrato de aquel muro fue el reflejo de una vida y sus cambios. Se trató de mostrar una necesidad, de añorar la vuelta de los momentos y circunstancias de un pasado. Se mira hacia atrás como algo irrecuperable, pero perenne. Aquí se expreso un pasado que para muchos fue mejor y que hoy se conforma con solo vivir de lo que quedó y de lo que se puede hacer, se siente una especie de complacencia y rabia  a la vez, que deja a entre ver que nada de lo que venga será tan bello ni justo. Nostalgia y realidad se respira.

Bale también vivió y retrató esa añoranza en su lienzo de ladrillos, pero él lo pudo apreciar desde lo vecinal. La población Chorrillos fue una experiencia discordante, por una parte se apreciaban calles que reflejaban un pasado interesante, lleno de historia y sucesos que fueron importantes para los vecinos, donde almacenes, calles, vecinos configuraban en un típico barrio y se estilaba una pertenencia con las calles del lugar, pero hoy se le entregaba al recuerdo los espacios públicos. Debe volver la comunidad. Por eso Bale apostó a llenar de color y aportar con un pequeño grano de arena, para que las personas recuerden que ese lugar es de ellos y todo depende de sus ganas de avanzar a la prosperidad.

Sodeck mostró su estilo, fue innovador y regaló en “Descubriendo Nuestra Historia” una pieza provocadora en su exposición, comparó la robustez de un árbol inmenso, con su copa frondosa y las cicatrices de un árbol que ha sabido llevar los años en su tronco, con la de una comunidad. Para él su territorio era eso, era una comunidad que ha tomado años en crecer y construirse y  ha logrado erigirse como un fuerte macizo, cargado de la experiencia de sus habitantes, nutriendo a ese extraordinario  ejemplar. Un vecindario que, paso a paso, se ha levantado.

“Descubriendo Nuestra Historia” no es una apología a la comuna de Independencia, es un regalo con contenido, es una instancia donde todos los que puedan mirar, observen el trabajo y la belleza de un mensaje que no es aleatorio, sino que es el recado de los vecinos a con su comunidad, estos quieren un despertar, y el arte fue un medio, para alcanzar un fin alcanzado en un pasado, pero que se debe recobrar en el futuro.

Para revisar la galería completa, pincha aquí.