Sósltafir: Forajidos de hielo y emoción

Cuando se viene a la cabeza Islandia en materia musical, probablemente lo que se le viene a todos a la mente sea la extravagancia de Bjork, la emotividad de Sigur Ros o incluso el refrescante y alegre indie/folk de Of Monsters and Men. Pero de a poco, quienes buscan nuevos sonidos o sensaciones en el cuarto arte, han tomado atención a los oriundos de Reikiavik, capital del país nórdico y que ha visto cómo Sólstafir, disco tras disco, ha adoptando un sonido distintivo, que ha hecho que las miradas apunten a la isla.

Texto: Sebastián Lazo Siriani

Fotos: cortesía de Santiago Fusion y Falk-Hagen Bernshausen

Siempre es difícil conocer cosas nuevas. Nunca se está totalmente de acuerdo con que ciertas formulas comiencen a evolucionar. Sin embargo, existe algo que empuja a cada individuo a ir más allá, a buscar algún tipo de bienestar, a provocar algo. Lo que surja será disímil entre cada sujeto, pero al parecer, esto es algo incuestionable. Eso pasa en varios escenarios y ocurre en la escena musical.

Pasa cuando conoces a los islandeses de Sólstafir, quienes en su catálogo discográfico han optado por nuevos horizontes. Sitios tan importantes como Metal Injection, Metal Hammer y Terrorizer, por nombrar algunos, los consideran una de las agrupaciones más singulares de la escena. Ellos son los creadores del “Atmospheric Icelandic Rock and Roll”.

La banda se fundó en 1995 y en sus comienzos cimentó su carrera apilando demos, EP´s y uno que otro Split, bajo los sonidos del viking/black metal sin tener gran vitrina. Errantes, buscando una identidad, no fue hasta “Masterpiece of bitterness” (2005), que se enrolaron en la búsqueda de un sonido propio. Fue en esta producción que se divisaron acercamientos a estilos más progresivos y alejándose sutilmente de lo que venían proponiendo.

Pasarían 4 años para que volvieran con “Kold” (2009). Aquí el cambio ya es drástico: Sólstafir de lleno ya se encuentra ligado a una llamativa escena post/black metal, aunando en su sonido el shoegaze y el post rock, e incluso, evocando el folk norteamericano y el country. Combinación que les traería reconocimiento, provocando expectativas en los medios y en una escena que comenzaba a mirarlos como una agrupación que podía brillar con luz propia.

A partir de ahí el cuarteto entregaría “Svartir sandar” (2011). Ya paulatinamente se alejaban del metal, aventurándose de lleno en otros géneros, anteponiéndoles el post, puliendo aun más su estilo, llegando a “Ótta” (2014), placa que brilla por lo épico de sus piezas, navegando entre lo progresivo y la psicodelia. Así se despidieron de los sonidos que los fundaron, dejando en evidencia una evolución y una apuesta difícil de imitar. Los islandeses juegan a ser vaqueros, pero en blancos y gélidos desiertos, cuyo mensaje es tan cálido como desgarrador.

El próximo 14 de septiembre estos cuatro músicos arriban al Nescafé de las Artes con su más reciente y alabada producción, “Berdreyminn” (2017). Llamado por la crítica a ser unos de los mejores discos del año, la sexta incursión discográfica de Sólstafir, acuña una prestancia que robustece el cartel de la banda y augura un futuro fuera de la isla.

Videos

‘Lagnaetti’ – https://youtu.be/R8n8Uy5KmvU

‘Fjara’ – https://youtu.be/A6j7mUxGz20

‘Dagmal’ – https://youtu.be/oH37s4-sdTs

Entradas

Primeras Filas – $ 35.000

Platea Baja Central – $ 29.000

Platea Baja Lateral – $ 26.000

Platea Alta Central – $ 24.000

Platea Alta Lateral – $ 22.000

*Primeras Filas incluyen KIT Sólstafir: Bolso Mochila + credencial recordatoria + afiche.

*A la venta desde el miércoles 31 de mayo, a las 12:00 en Ticketek.cl y Falabella, callcenter 22 690 2000, y en el centro de atención (Antonio Bellet 230, Providencia). También en tiendas The Knife (Eurocentro) y Kmuzzik | Sin cargo en boleterías del teatro.

Link directohttps://goo.gl/aYD1AJ