Como asesinar a Akinetón: Crimen y placer en Santiago

La noche más larga del año sirvió para saber Como asesinar Akinetón. La escena del crimen fue el Club Chocolate, donde las evidencias del delito demostraron que este fue preciso y elegante, mostrando el celo con que fue planeado. Una fechoría de alto vuelo.

Texto: Sebastián Lazo Siriani

Fotografía: Pablo Ponce Vera

En la escena primero se sitúo Como asesinar a Felipes, los cinco músicos desplegaron ese sonido intrincado, urbano, oscuro que los caracteriza. La banda posee una base rítmica envidiable entre Sebastian Muñoz y Felipe Salas, en bajo y batería respectivamente. Las melodías en los vientos, casi detectivescas de Cristián Gallardo, son la escusa perfecta para las atmósferas de Dj Spacio. Cuento a parte son los violentas rimas, susurrantes de Koala Contreras, que complementan a una banda con una visión interesante e inteligente. Un show asesino.

Como Asesinar a Felipes

Para culminar y rematar a las victimas de esta noche criminal, subieron los seis Akinetón Retard (AR). El sexteto marca presencia desde un comienzo, se forman en hilera, mostrando una puesta en escena peculiar, además sumado al cano Tanderal Anfurness, evoca, tal vez, ingenuamente a una versión criolla de David Byrne y su banda. Comparación odiosa, pero necesaria.

Akinetón Retard

La agrupación tiene su público y ellos lo saben, entregando piezas nuevas y otras de antaño, generando una comunicación flagrante. Axial fue como interpretaron ‘La vida rota’ interpretada esta vez por Gabriel Cañas en voz. Minutos desgarradores, que marcaron la presentación de los AR.

Akinetón Retard

Intensa velada en Ernesto Pinto Lagarrigue 192, donde dos criminales, fueron implacables en sus locuras, dando un espectáculo que esperemos no demore mucho en repetirse.

Revisa la galería completa pinchando aquí.