CENIZAS: Al encuentro de su destino

Hoy no existen límites, hoy no hay la militancia romántica que existía años atrás, estos días lo que acontece es una degeneración de estilos, tendencias y sonidos. Enfrentarse a esa carencia es difícil y provoca una búsqueda desesperada por bastiones sónicos que muten hacia otros horizontes rescatando la esencia que los ha hecho tan únicos.  Aquí aparece la figura de Cenizas, una extraña y precisa mezcla de lo que podría ofrecer los sonidos extremos hoy en día,  que sin apelar a la innovación entregan un producto y discurso digno de escuchar.

Texto: Sebastián Lazo

Fotografía: Miguel Lara Urzúa

Cenizas proviene de la calle, de esa veta hardcore muchas veces desconocida y sub estimada, la escena no es tomada con la seriedad que requiere, ya que en su nicho está su mayor enemigo, pero ellos planean decir la última palabra.

El sonido del quinteto es desbordante, son fieles exponentes de las distorsiones del siglo veintiuno, pero tras esa estética y sonoridad la banda acuña un discurso poco común en el rock duro y que los hace “únicos”.

Asumir que siempre los machacantes sonidos provenientes de la música extrema siempre tendrán tópicos como la muerte, sexo, alcohol, drogas, religión y política, no dista mucho de la realidad, pero también da la opción de tener un mensaje con perspectiva que es valiosa y es ahí donde se puede entrar a picar a estos chicos amantes de la distorsión extrema.

Los músicos se han mantenido bajo perfil en cuanto a producción y no han metido ruido de su “Hacia el Amanecer de Nuestros Sueños” (2010), producción que los estableció como una banda afiatada y compacta, entregando un Metalcore que no muestra factura nacional y va en una dirección primermundista y que reproduce fielmente las influencias de Cenizas.

Escuchar a Cenizas y conocer a sus integrantes es dicotómico. Su música es agresiva, atenta contra los que dicen escuchar “música”. Estos muchachos saben imprimir ira y de que manera, pero todo esto contrasta con la calma con que enfrentan una conversación, su tendencia vegana y straigth los diferencia, les da un sentido distinto, no hay vacíos en su discurso, los define la consecuencia, porque lo que hacen lo realizan con pasión y las viseras se sienten.

La banda asume la dificultad de su escena, la que es hostil. Son demasiado pesados para ser Hardcore, pero no lo suficientemente metálicos para los más puristas del estilo, por tanto ese limbo es una instancia interesante, ésta puede ser el comienzo de un fenómeno que podrían liderar, teniendo las herramientas de sobra para erigir un potente movimiento, que además está influenciado por fenómenos de mercado. Ese será el camino. Otra opción es un oasis sin mayor trascendencia, el cual los deje en tierra de nadie, esto sería una pena.

Cenizas está trabajando con pesos pesados en la escena metalera nacional, están trabajando con José “Pepe” Lastarrias, All Tomorrows y Rodrigo Morris ex –  Mar de Grises, con el fin de producir un sonido más maduro y crudo para estos vestigios metálicos logren cerrar bocas y comiencen a meter el ruido que ellos merecen, que en palabras de ellos es acuñar un sonido más heavy, más real, pero sin dejar la modernidad con que ellos se han criado y disfrutado.

Puedes ver la galería completa de Cenizas pinchando aquí. También les dejamos su perfil B aquí.