Anathema en Chile: Paisajes internos

Una noche nublada en Santiago recibió a Anathema en su regreso a Chile. La banda inglesa, que a casa llena volvía por sexta vez, en esta ocasión lo hizo en el Teatro Coliseo, que presenció cómo los de Liverpool son una institución en el país; entregando un show que recorrió desde “Alternative 4” (1998), excluyendo “A fine day to exit” (2001), hasta su último lanzamiento, “The optimist” (2017).

Texto: Sebastián Lazo Siriani

Fotografía: Rodrigo Vilches

Anathema/ teatro Coliseo

Luego de una breve intro, ligeramente pasadas las 21 horas, comenzaron a sonar los acordes de ‘Untouchable (part 1)’, seguida de su segunda parte, ambas de su aclamado “Weather systems” (2012). Seguidamente Anathema estrenaría las tres piezas que abren su última placa. Arremeterián con ‘Leaving it behind’, ‘Endless ways’ y la homonima ‘The optimist’. Dejando claro el presente del quinteto.

Anathema/ teatro Coliseo

Desde ahí Anathema no paró de entregar emociones; un ejemplo fue la interpretación de la bella ‘Dreaming Light’, de su placa “We’re Here Because We’re Here” (2010), que no dejó indiferente a nadie. Sin duda, uno de los puntos altos de la noche.

Anathema posee un pasado subterráneo, pero que hoy distan de comulgar con él. Por eso fue tan apreciado que regalaran los cuatro primeros cortes de “Judgement” (1999), uno tras otro, haciendo un guiño a ese pasado que no volverá, pero que fue primordial en la evolución de la banda de los hermanos Cavanagh.

Anathema/ teatro Coliseo
Anathema/ teatro Coliseo

Cada vez que Anathema se presenta en Chile es un acontecimiento. La multitud vitoreaba cada canción y la agrupación reafirmaban esa devoción que sentimos en el país. La complicidad con la gallada dejó atónito a quienes desconocían la devoción por los ingleses. Prueba de aquello fue la conmovedora versión de ‘A Natural Disaster’, interpretada por la blonda Lee Douglas, donde el público, con solo las luces de sus celulares, ambientaba un teatro que caía rendido a los pies de la banda.

Anathema/ teatro Coliseo

La noche llegaba a su fin y luego de una inspirada visita a ‘Flying’ de “A natural disaster” (2003), la banda cerraba su presentación con una triada de su ineludible “Alternative 4” (1998), donde aparecerían las depresivas ‘Lost control’ y ‘Destiny’, para finalizar con una potente versión de ‘Fragile dreams’.

Anathema/ teatro Coliseo

En resumen, fueron 2 horas y 45 minutos de música, que tuvo momentos memorables y que al más fanático de la banda, ciertamente dejó satisfecho. A modo personal, la presentación tuvo sus ripios, alargándose innecesariamente en ciertos momentos. A pesar de esto, es innegable la calidad de banda y la comunión que posee con el público en el país, escribiendo otro capítulo más, de una historia que está lejos de acabar. Anathema jugó de local.

Anathema/ teatro Coliseo

Revisa la galería del regreso de Anathema aquí.