AGGROFEST 2014

En la víspera del verano santiaguino la mañana del sábado 20 se vistió de negro y gris, a propósito de lo que se forjaba en Kmasu Premiere. Desde temprano clavaba el bombo intensas estocadas en el brío de los acérrimos seguidores que a la correcta hora de inicio ya generaban un clima intenso y cálido. No era para menos, ya que luego de diez años de coma el Aggrofest volvía a encender sus luces.

Unión, los ganadores del concurso de bandas emergentes, según los mismos participantes del festival fueron los encargados de abrir la lápida para que surgiese el evento. Aún ante un escaso público exhibieron con ahínco lo que vienen señalando desde el sur.

Interdictos inauguró la jornada de los consolidados con un sonido limpio y sin pausas. Con una exhibición enérgica, la banda ejecutó su más puro rapcore con una singular simbiosis en sus voces principales, augurando una potente señal de lo que vendría póstumo a su presencia.

2x comenzó la segunda presentación con su clásico del ´00, Fuerza Policial, reviviendo uno de los puntos álgidos de las antiguas versiones del festival, lo que su público agradeció. El setlist ofreció entre sus clásicos propuestas actuales: Como Fenix ofició de material adelantado de lo que será su nueva placa, de mismo apellido y pronta a ver la luz, en la que regresan a su sonido más primigenio.

A eso de las dos de la tarde y con el timing funcionando a cabalidad, arribó Bushido. Los de la novena región sortearon algunas dificultades relacionadas al sonido vocal en las dos primeras canciones, para luego afianzar su propuesta, vinculando severos riffs y el acompasamiento de un público que casi copaba la planta baja. Resultado: selecta media hora de presentación.

Im28z a priori eran los que mayor frescura traían a cuestas de los de la vieja camada pues acaban de editar material, lo que se tradujo en una alineación muy bien cohesionada. Condujeron ordenadamente desde la provocación del mosh hasta melodías de técnicos guturales. La banda mostró entre otros, Relaciones, su recientemente placa, mientras que se despidió con carros de fuego en medio de la multitud.

No Data incorporó rigor al lineup con una puesta en escena pulcra y definida. Con su característica imagen asomaban como un punto de inflexión en el trayecto ya que en su segunda pieza mantenían a tope el estándar. Sin embargo debieron descender anticipadamente, generando el primer descontento de la afición.

Cuando sucedía la cuarta hora y el ánimo sufría el primer embiste de presión, compareció la experiencia de Boa, con su inconfundible potencia repaso las obras de su primer rótulo. Provistos de un sonido excepcional instauraron el furor entre los concurrentes, los que cerveza en mano ampliaron el rango de decibeles.

Un vuelco entre lo clásico y lo nuevo sucedió en la séptima transición, puesto que la minuta ofreció una completa innovación en el cartel habitual del Aggrofest. The Reaktion volteó las banderas y propuso su trabajada entrega de óptima calidad en habla inglesa, divagando entre el grunge y el rock progresivo con tintes metálicos, apoyado por sus inconfundibles visuales, ante un publico en parte escéptico principalmente por incomprensión lingüística.

Huija fue uno de los revitalizados junto al show, y la embestida cobró sentido. La masa advirtió que la mano venía distinta desde entonces y envuelto en un acto casi nostálgico se fueron entre aplausos de siete segundos.

Para Raza no fue un Aggrofest cualquiera ya que en la presente versión dieron fin a veinte años de trayectoria.
Abrieron su presentación con su obra homónima y deambularon por el repertorio que mostraron en su última etapa, la que enseñó como es habitual en sus presentaciones un sonido demoledor y conquistador de cualquier atmósfera, asociado de abundantes diálogos y una clara emoción.

Por Hablar vivió una afortunada jornada, amparados en un aggro esencial, de reconocibles guitarras logró posicionar su show entre dos grandes bandas, y defenderlo con sonido por supuesto. Lograron mantener el denuedo del auditorio y continuar la frecuencia hacia las bandas de cabecera.

Total Mosh representa la figura de aquella presentación lo suficientemente acabada y bien ensayada. Similar que en lo sucedido en la Noche old school, la banda comandada por Osvaldo Quinteros expuso su sonoridad melódica e impetuosa en un marco de fogosidad popular. Indiscutible victoria.

Borde consiguió un aire absolutamente motivador.  Los que estuvieron en el 2000, se repitieron el plato sin mucho éxito, aunque lograron que los más enternecidos rolaran con una excepcional bateria y contagiaran con las letras del recuerdo.

Asímismo sucedió con Dion4, con mayor dinamismo gracias inclusión de samples, pero lamentablemente aguantaron un sonido imperfecto, principalmente en la voz y en menor grado en sus guitarras. Aún así el entusiasmo general le brindó honores a todos los pasajeros.

En una cruzada de la magnitud de la instancia, encontrar puntos negros debiese ser una tarea de suntuosa dedicación, sin embargo, y como en cualquier convocación/invocación, la fuerza se manifestó por ósmosis. Lupus recalaba en el albor de su discografía para conjeturar su ineludible carácter de imprescindible. Repasar el Demo Blanco y el Demo Negro era la consigna, hasta que fueron interrumpidos por el stage mannager, desatando la cólera en Moncho, quién abandonó el escenario inusitadamente en medio del vitoreo de la multitud, que mantenía encendido el mosh a gran nivel.

Corona de Espinas tenía la gran responsabilidad de jugar el rol de anfitriones, tratándose del factor Rekiem, a quienes reversionaron ad hoc al 2014, y también de Gino fuenzalida, co-productor del fest y voz de la enmienda, quién se mostró habitualmente desprolijo/provocador, y que con astucia repartió su impronta y su registro a merced de la masa que se comportó en su peak durante el serie. Personalmente me quedó un sabor inconcluso con la puesta escénica, tratándose de un reconocido a nivel nacional.

Rey Chocolate es el refresco a la nostalgia que rodeó a la circunstancia. Visualemente muy atractivos, limpios en la postura y de magnífico sonido cerraron el Aggrofest 2014 como debía ser. Poderosa entrega y deductivas congratulaciones a una agrupación de vislumbrante exportación. Como el festival mismo.

Puedes revisar la galería completa realizada por Miguel Lara Urzúa aquí!