MALAIMAGEN “… El humor negro y el sarcasmo, lo aprendí del Punk Rock”

Detrás de Malaimagen, el alter ego de Guillermo Galindo, se esconde el relato de un niño tímido, que en los trazos de sus dibujos encontraba el lugar donde se sentía bien. Su humor negro y sarcástico dice que lo aprendió del Punk Rock, que sus viñetas comenzaron siendo “Chistes fomes” y que hoy Twitter, es de donde alimenta sus viñetas. Si hubiese podido habría sido futbolista y la película de su vida la protagonizaría el mismísimo Pancho Melo. Este es el lado b de Malaimagen.

Texto: Sebastián Lazo Siriani

Fotografía: Miguel Lara Urzúa

¿Qué te llamaba la atención en tu infancia?

Me llamaba la atención los dibujos, las historietas, los dibujos animados, pero sobre todo el humor, no tanto el comic de super héroes, como que nunca enganche…

¿Topaze, qué te parecía (en relación al humor gráfico político)?

Topaze llegaba a mi casa, pero era muy chico, me llamaban la atención los dibujos, pero no entendía ninguna talla, solamente entendía algunos personajes, no sé, el Pato Aylwin, como esas cosas. Pero no tengo recuerdo de haber entendido el humor gráfico político cuando era chico, lo vine a entender después.

¿Recuerdas tu primer dibujo y lo que era?

Recuerdo el primer personaje que inventé: era un loro que se llamaba Hugo y lo hacia cambiar de caracterización, o sea, había un loro astronauta, un loro ninja. Hice muchas historietas con ese personaje, algunas bien largas y desde ahí fui creando parodias de películas, de Indiana Jones, de las que me gustaban en esa época.

¿Por qué la parodia a temprana edad?

La verdad, no sé por qué, hice una parodia de Los Super Campeones, una de Las Tortugas Ninja, una parodia de Indiana Jones. Como que me gustaba eso de darle una vuelta a eso que ya existía, como hacer algo humorístico de algo que tenia otra intención. Quizás como no era bueno inventando personajes desde cero, inventaba un formato que ya existía, pero en mi estilo. Así lo analizo ahora.

¿Cuáles fueron tus primeras influencias?

Me nutría de revistas como Condorito, la Barrabases, después los Asterix, Mafalda. Era muy fanático de los dibujos de Hanna – Barbera, los Picapiedras. Los Simpsons, cuando entraron a televisión abierta, yo rayé: no podía creer que existiera un dibujo animado así, era muy diferente a lo que estaba acostumbrado, entonces de todo eso fui sacando cosas. Cuando empecé a dibujar de forma más seria, me nutrí mucho de la música, de las letras de los grupos. Yo creo que esa es mi mayor influencia, por que el humor negro y el sarcasmo, lo aprendí del Punk Rock, cuando yo escuchaba a los Violadores, La Polla Records, Los Prisioneros, hablaban de cosas que yo entendía por primera vez, a diferencia de antes, que trataba de escuchar Metallica, La Ley o Los Tres, los grupos que sonaban mucho en los noventas, y yo no entendía las letras, en cambio cuando empecé a escuchar Punk, eran canciones que hablaban de cosas cotidianas, aterrizadas y entendibles. Ahí había mucho sarcasmo, humor negro, crítica. Todo eso fue para mi una forma de entender cómo poder abordar las temáticas. Creo que eso lo integré mucho en los dibujos.

¿Si haces memoria, logras recordar el hito, o el momento en tu vida que te diste cuenta que te querías dedicar a esto?

Cuando chico lo único que hacia era dibujar. Yo era malo para la pelota, aunque me hubiese gustado mucho jugar bien, pero no lo lograba y mi mundo era el dibujo. Era muy tímido también, entonces dibujar era el lugar donde me sentía bien. Recuerdo alguna vez decirle a mi papa que quería ser dibujante. Yo pensé que era como una carrera, yo pensaba, como niño, debe haber, uno elige la profesión “Dibujante de historietas”, después me di cuenta que no existía como carrera. Cuando empecé Malaimagen y le empezó a ir bien, ahí recién decidí que esto sería mi trabajo y eso fue hace algunos años, no más, cuando tuve la posibilidad de dedicarme al cien por ciento a esto.

¿Tomó mucho tiempo antes de encontrar tu propio estilo?

Tomó tiempo, pero no sé si fue mucho o poco. Yo fui transparentando el proceso, como que la evolución la fui haciendo pública, en el sentido que publicaba los primeros dibujos, independiente de que fueran buenos o malos. Trataba de hacer viñetas, ojalá una diaria, también muchos chistes fomes, muy malos entremedio, pero fue público el proceso, porque lo hice a través de internet y de a poco yo iba determinando qué cosas me gustaban y qué cosas no me gustaban de los personajes, hasta que encontré un estilo que fue quedando grabado en la gente y ya es como un estilo reconocible, pero demoró unos años. Si tu ves el primer dibujo que hice, igual se parece a Malaimagen por los colores, pero claro, más toscos, aunque siguen pareciéndose. Es como las primeras temporadas de los Simpsons, que los monos eran más deformes, pero siguen siendo los Simpsons.

¿Cómo describirías tu proceso creativo?

Twitter es de donde voy sacando la información de lo que va pasando, de ahí trato el tema que quiero abordar hasta que me sale la idea. Hay días en que estoy todo el día pensando en una viñeta y no se me ocurre nada y es frustrante, pero hay otras veces que se me ocurre la idea como en diez minutos, depende de la inspiración o cómo te pille el tema. Hay distintas fórmulas que los dibujantes vamos adoptando también y tratamos de no repetirlas siempre, para no agotar el recurso, pero es básicamente ponerse a pensar en un tema, ver qué personajes podí meter, cuál arista vas a elegir. Entonces, uno elige por este lado voy a ir, con estos personajes y este va ser el guión.

En tu opinión ¿Qué hace que un diseño o ilustración tenga éxito?

Necesita tener personalidad, carisma, originalidad, básicamente eso. Que no sea la copia de otra cosa, que vaya con todo, que no sea miedoso. Es muy fácil sentir temor a ciertos lados o a caer mal. Yo creo que si uno hace algo tiene que ir con todo, pase lo que pase y en ese sentido cuando el autor es lo mas libre posible, salen las mejores cosas. Uno tiene que hacer lo que le va naciendo.

¿Crees que en el país, el ser ilustrador, artista, diseñador, hace justicia al tiempo y desgaste que lleva todo proceso creativo?

Yo creo que a pesar de que Chile tiene una tradición larga de dibujantes, hay mucha gente que no le toma el valor y a los dibujantes les cuesta abrirse espacios. Por ejemplo, en los medios: hay muchos medios que prefieren la tira comprada de agencia, como de autores gringos que ya están todos muertos, más que darle espacio a dibujantes de acá, pero eso tiene que ver con una cultura del comic. Creo que de a poco hay que darse a conocer, pero sí hay gente que apoya lo que uno hace, así que seria ingrato, de mi parte, decir como que no se valora, cuando en realidad  hay mucha gente que apoya esto.

¿Cómo te ves en veinte años más?

¿En veinte años? Quiero seguir dibujando, sacando libros, no sé si a los 55 estaré sacando discos todavía (Guillermo es vocalista y guitarrista de la banda punk Punkora), pero igual me gustaría y no sé, no proyecto con tanta anticipación la vida.

El ping pong de la B

¿Un ilustrador?

Quino

¿Un disco?

Pateando piedras (Los Prisioneros)

¿Una película?

Star Wars (La saga completa)

¿Un libro?

Mmm… Papelucho

¿Héroe o villano?

Héroe

¿Personaje de ciencia ficción?

Indiana Jones

¿Una virtud?

Perseverancia

¿Una virtud sobrevalorada?

No sé…

¿Quién protagonizaría la película de tu vida?

Pancho Melo

¿Tú epitafio diría?

Mi nombre, la fecha… Intento de dibujante e intento de músico

Después de muerto debes volver  ¿En qué cosa o en quien regresarías convertido?

En un futbolista